martes, octubre 17, 2006

Aún





cuando me castigues en la silla de la justicia
(inventada por los poderosos)
cuando mis manos estén atadas
con cordeles de injuria
blasfemia

cuando cercenes mi lengua
silencies mis oídos
vacíes las órbitas de mis soles

Podré
aquí donde me ves
sentir que estoy volando por los cielos junto a las aves
escuchar el sonido del viento
pintar sonrisas en las esquinas de la patria
gritar en los senderos mi verdad

Puedo ir al paredón también
no temo
quedará esparcido mi brillo como semilla

Me llevaré lo más grande que poseo:
mi pensamiento
creencias
convicciones
recuerdos
vivencias
mis sueños
el amor


La libertad…

Antonietta valentina
2005

2 comentarios:

  1. Bello lugar tienes en la red, he disfrutado de tus poema y buen gusto, te deseo mucha salud y suerte en todo lo que emprendas, felicidades, un abrazo Roger

    Pd) Ojala me visites un dia a mi foro, sera un verdadero honor tener alli un trabajo suyo Poeta, cariños, Roger

    ResponderEliminar
  2. Ah Roger, que agradable visita, si tan solo me dejaras tu link con todo placer te visitarìa.

    Me gustò mucho recibirte en este, mi rincòn

    ResponderEliminar

Deja tu huella