jueves, agosto 02, 2007

Jabillos y cielo lluvioso






Y entonces,
no me sorprende la lluvia
la ansiaba como pájaro sediento.
Cae suavemente
silenciosa y nítida
acariciando mi sentir.
Gris está el cielo
no hay grises en mi alma
aunque en mis ojos se reflecte
un cielo lluvioso.
Nostálgica tarde
serena y húmeda
un lunes cualquiera
un julio cualquiera
un año cualquiera...
El sol ya se ha dormido
aunque la faena no termina
menós aún el día.

Antonietta Valentina
Hoy, lunes 2 de Julio de 2007

2 comentarios:

  1. Amiga llegando hoy de Panamá leyendo tu bello poema a los jabillos de los Chaguaramos

    Realmente precioso

    Un beso

    María Elena

    ResponderEliminar
  2. Y tú eres cómplice en este poema, recuerdas? Ese día nos tomamos un café juntas, yo andaba con la inquietud d elos árboles que tengo frente a mi ventana.

    Un beso grande, amiga linda

    ResponderEliminar

Deja tu huella