domingo, mayo 03, 2009

Hoy, en un rato de soledad


Especialmente
en este preciso instante
sentí como se apretaba mi pecho
de mis ojos salían aguas doloridas
mi garganta silente y apretada

Hoy, especialmente en este momento
en que leo, oigo, me entero
y me siento conmigo y sigo pensando
me pregunto, me respondo
y se me secan las palabras
se enredan en mi pensamiento las tristezas ajenas

Hoy,
porque es ahora que encuentro más hondo este pesar
por los que caen, por los que lloran
por los que tienen hambre y no tienen pan
por los suicidas, los genocidas
los enfermos y los que mueren
por los maltratados y también los victimarios
los ricos y los pobres
los niños huérfanos de padres
huérfanos de amor
los padres huérfanos de sí mismos
por esta humanidad tan inhumana

Hoy me vino un llanto repentino
y gotas del dolor ajeno rodaron mis mejillas
porque no puedo hacerme sorda, ciega y tonta
porque no puedo dejar de sentir lo que otros sienten
irremediablemente, vivo calzando el zapato ajeno
y por esa razón, creo que siempre estoy sufriendo

Y luego de haber drenado este despecho
me siento y escribo todo lo que aquí
dentro de mí ocurre casi a diario

Siempre es hoy, que en un instante
pasa mi compañera soledad a recordarme
que hay alguien que necesita de mis lágrimas
mi compasión, mi voz y mi palabra
y el calor de estas manos escribientes


Antonietta Valentina

2 comentarios:

  1. Todos tenemos momentos de esos!!

    Amiga mucha fuerza y saca esa hermosa luz que tienes en tu interior

    Te dejo un relajante abrazo, siempre un placer leerte.

    Beatriz

    ResponderEliminar
  2. Gracias por dejarme tu huella...un abrazo

    ResponderEliminar

Deja tu huella