martes, mayo 19, 2009

Desde el patio de la eternidad/ A Don Mario Benedetti


Unas veces me siento
como un acantilado
y en otras como un cielo
azul pero lejano.



Mario Benedetti


Desde el patio de la eternidad


Desde el patio de la eternidad
te acompañan tantos poetas
tantos, tantos que como tú han partido
dejando para el mundo su legado.
Ese sentir y vivir para llenar
los lienzos de amapolas
y luego verlas volar como golondrinas.
Te vas como un acantilado
te vas a un cielo azul pero lejano.
Te vas, pero te quedas, te quedarás de lejos
con tu bandera blanca platicándonos.
Ese llamado a paz y el canto al labriego
al campesino, al niño que en la panza
guarda una solitaria y calla sin pan.
Esa voz erizada al amor...
Poeta de poetas, hombre de América
hombre luz que dejas mil versos
espigados al tiempo, alzados al viento azul.
No has muerto, estás en el patio de la eternidad.
Repartiendo golosinas y trozos de sur
llevados como equipaje al norte.
Único equipaje de tu esencia, Benedetti.
Tu alma eterna viaja y nos veremos más allá
en la última estación..

Antonietta Valentina

5 comentarios:

  1. antonietta, escribes maravillosamente, y es agradable estar en tus versos.
    Mi cariño para ti

    ResponderEliminar
  2. hola tu blog esta muy bueno te felicito
    te mando un gran saludo desde medio oriente israel
    http://elbohemiodelanoche.blogspot.com/

    ResponderEliminar
  3. Ay!!
    Que hermosura, de seguro él sonríe con sus ojitos al leer desde el cielo tu bello poema.
    Un abrazo
    Rossana

    ResponderEliminar
  4. Me gusta mucho este lugar...al Mario Benedetti este donde este le encantara saber que en el mundo a muchos de nosotros nos ha acariciado con su alma a través de palabras....lo que hacen las palabras..saludos!
    http://laplumadelsilencio.blogspot.com/

    ResponderEliminar
  5. Antonieta
    Es una cascada de verdades, de sentimientos, de dulzura, de duras aseveraciones, de irrefutables verdades, y como siempre digo, de reflexión con efecto residual.

    No sólo el contenido del relato atrapa, sino la forma de encararlo.
    Un saludo
    Amalia
    Te espero por mis humildes poemas

    ResponderEliminar

Deja tu huella