jueves, enero 15, 2009

De enero




Enero I

Alimento para el vuelo de los pájaros
Mis ojos elevados
desde el valle a la montaña
(refugio de aves migratorias)
La mirada vítrea se embeleza
Agradece al cielo tanta dicha

Enero II

El cielo está limpio de nubes
Y la brisa es fresca y veraniega
Ni un solo instante es nostalgia
Entre mi pecho y mi garganta


Enero III

Amanece despacito
Y solo tu robas el instante de apertura
Son mis ojos la brújula que orienta tu nombre


Enero IV

Fresco el temblor de mis sueños a tu lado,
Y dejadas atrás las mortificaciones
Nos hacemos mañana despacio, despacito…
Que no se den cuenta los años
Que estamos aún enamorados


Enero 2009

6 comentarios:

  1. Tu crecimiento como poeta te va a llevar al cielo.

    ResponderEliminar
  2. No me va a llevar, Álvaro...ya estoy en él..., como mujer.

    un beso claro como el cielo despejado

    ResponderEliminar
  3. Tus letras despejan mi conciencia
    en el momento exacto en que me segaba de la rutina sistemática, gracias, tus comentarios siempre son un agrado.... y por cierto

    increíble tus palabras, llenas de suavidad, muy ligeras

    saludos

    ResponderEliminar
  4. me encanta que te parezcan suaves y lijeras y sirvan para aligerar el alma que sumida está d ela rutina, mi abrazo en la distancia.

    ResponderEliminar
  5. Anónimo6:04 a.m.

    Por casualidad, encontré tu blog, buscando imagenes
    Ha sido un placer leerte
    Clara- Buenos Aires

    ResponderEliminar
  6. gracias Clara d eBuenos Aires, tu visita es un placer...por cierto, tu ciudad es preciosa, a una bailadora de tango como a mí, cómo no gustarle...

    abrazos

    ResponderEliminar

Deja tu huella