lunes, enero 12, 2009

Instante





Y nos coronábamos con trenzados azahares
A la luz esmerilada de creciente luna
Y nos sonreía el mar segundo a segundo
Y nos mojaba de su paz repetitiva

Nos sonreía hasta el mendigo
Que debajo del farol se extasiaba en nosotros
En el contacto quieto y tenue de nuestros ojos
Esos de miel que me emborrachan
Estos de esperanzas que subyacen en ti

Era la sobriedad calzada de motivos
Y se mecían palmeras al compás de un mañana
En el velo de la noche antes de las doce
En la cosecha pura de nuestros nombres

Era la paz contigua del nacimiento de un ciclo
Era la de siempre entretejida en nuestras manos
Era un instante ínfimo que paralizaba al tiempo
Enmarañado en nuestro amor…




Antonietta Valentina
30/12/08

4 comentarios:

  1. Hace mucho que no publicabas nada, de vez en cuando entraba en tu blog para leer al nuevo, tu Último poema dice que Eres mu romántica ah...

    Muchas gracias por tus comentarios, me ayudan a seguir amando este arte que me realiza y apasiona,me gustan mucho tus poemas, me dejan ese sabor a poesía que tanto me gusta...
    si deseas puedes integrarte a una agrupación de poetas que estoy haciendo en otro blog, esta es la dirección...

    http://les-mondes.blogspot.com

    ahí puedes exponer algunos de tus poemas si quieres, bueno te dejo mi saludos, es un gusto.

    PD: Si la banda es Pink Floyd, también me gusta.

    ResponderEliminar
  2. Gracias Eduardo por tu comentario y visita, voy a entrar al blog que me indicas, un abrazo y trataré de actualizar mi blog más a menudo.

    ResponderEliminar
  3. Algunas veces, la vida me estruja el alma, sin embargo siempre él, se encarga de enviar ángeles a mi vída, a modo de no morir la esperanza.
    Es un placer reencontrar tu casa querida Antonieta.
    Si, estaba de seguidora
    Ahora espero no perderme
    Ross

    ResponderEliminar
  4. Ross, esta es tu casa, cuando desees vienes y compartimos, las letras son para ser compartidas. Se te quiere inmensamente amiga bella.

    ResponderEliminar

Deja tu huella