martes, marzo 08, 2011

Tiene nombre de mujer



Por eso es hogar y nido,

en su vientre lleva la vida,

en su seno la savia que alimenta.

Tiene en sus cabellos el aroma del mar

su tesón va más allá de las tormentas,

vence y luego proporciona la calma a sus hijos.

Tiene formas de mujer en su empeño y en su batalla.

En su giro acertado lleva el amor como estandarte.

Conoce la libertad de las aves,

la sapiencia de las mariposas.

La dulzura de sus manos-flores, es panacea al dolor

al desabrigo.

La delicadeza de sus ojos-viento, es verdad y vigilancia,

la magnanimidad de su trabajo-siembra, es luz y vida.

Como la montaña, es su regazo protector

y cauteloso guadián.

Lleva el nombre de la fémina en su giro

en su traslación, en su razón, en su milenaria estructura.

Incansable se renueva en cada amanecer.

Ella es nave, es mi dulce y valiente madre:

Tierra...



Dedicado a la mujer y a la madre Tierra.


Antonietta Valentina
8 de marzo de 2011

lunes, marzo 07, 2011

Danza de los Árboles o llanto? (contraposición)


Danza de los Árboles o llanto? (contraposición)
Dedicado a Marusa. Por su amable comentario a mi poema " Danza de los Árboles", me induce a imaginar y decir lo que no debe ocurrir.






Imagina como se mecen al ritmo del viento pulcro.
Gozan, se extasian, brillan y sus flores se abren,
dando paso al fruto que ansío.
Bailan porque en su seno anidan aves
crecerán, volarán, bailarán
en alegre ritmo.
Aves que migran a otros árboles, quizás...
Oh si, quizás, cenizas
carbones...
Pedazos irrecuperables,
de lo que otrora fue amor...
Cadáveres...
No hay danza, hay llanto de aves,
llanto de mariposas.
El rocío no tiene lugar donde humedecer,
dejarse y ser.
Sofoca el paisaje y la muerte es una danza
tenebrosa.
Campanadas de cortejo fúnebre se elevan.
Y lloro, lloras ,llora, lloramos, llorais, lloran...
y tal vez alguno goza, el fin...

Antonietta Valentina
2011

sábado, marzo 05, 2011

Danza de los Árboles



Danza de los árboles


Puedes verlos danzar?
Se toman de la mano,
sutiles mueven sus cuerpos
al ritmo único del viento.
Rostros al sol, dibujados de verde
esperanza mía...
Mansos como aves ancladas en sedienta tierra.
Sólo el viento los mece,
el puro y blanco cristal de rocío los moja madrugando.
Y yo recojo la cosecha de los sueños más vivos,
los secretos más dulces,
la paz dibujándose al ritmo de la danza de los árboles
en un zumbido de violines magistrales,
como el Walz de las flores...
Tal cual de brillantes
tan sublimes y naturales
como caricias en el éter...

Antonietta Valentina
2011